Monday, 11 October 2010

Soplaré, soplaré y tu casita derribaré

Gracias a todos (sobre todo a Anyus) por interceder por nosotros ante la diosa Amaterasu. Efectivamente, por la mañana hizo Sol y pudimos ver el espléndido desfile sintoísta, con sus ritos de la siembra y la cosecha, y con una brillante carroza dorada dedicada al ave Fénix.

Así de contentos nos fuimos a Shirakawa Go donde vimos sus casas tradicionales del periodo Edo (a partir del 1600) y de ahí a dormir en una de esas casas en otro pueblo, Ainokura. La aventura aderezó el viaje cuando me perdí por el pueblo y llegamos dos minutos antes de que saliera el último autobus;-) Ademas, la esquiva Amaterasu nos abandonó de nuevo y nos volvimos a calar.

Pero la casa era una chulada y a las 5:45 de la mañana, aprovechando que Dani me había despertado, salí a ver amanecer en la montaña



YouTube Video



De nuevo en la casa, nos juntamos a desayunar y como quien no quiere la cosa, grabamos este vídeo donde podéis ver cómo es una casa tradicional y la poca idea que tenemos de lo que nos comemos cada mañana. Esta parte quizá no es muy apta para los peques (Marcos y Marta taparos los oídos!! ;-))



YouTube Video



Con harta pena por dejar estos paisajes boscosos entre los que jugueteaba la niebla (bañada de nuevo por los rayos del sol), salimos esta mañana rumbo a Kanazawa, donde hemos podido ver uno de los tres jardines más bonitos de Japón. Aunque lo que mas haya impresionado a Cristina y Diego haya sido el Mr Donut que hemos visitado ya dos veces ;-)

Me encantaría extenderme sobre los jardines, pero creo que será más elocuente, la expresión de Dani mirando una catarata y una pagoda en miniatura. Y me voy a dormir que mañana nos vamos a Kyoto (buff cómo pasa el tiempo).

Un abrazo a todos y gracias por vuestros comentarios!!!





7 comments:

ailatan said...

No sé si estaría bueno el desayuno, pero eso y el plan de aguantar sin dormir hasta las 6 de la mañana del otro día, es lo que no me da envidia del viaje. Lo demás, incluído el amacener a las 5 de la mañana, apetece.

Cómo molan los susurros de César ;)

Rous said...

Despertarse en El Cairo escuchando tus susurros,las gotas de agua y el profundo silencio parece un sueño!
Qué pasada!
Un abrazo fuerte!

Warda

El Negro said...

Tres preguntas:

1 - ¿Por qué desde que estás en Japón te levantas siempre a las horas de las abuelas?
2 - ¿Por qué a vuestro lado hay un montón de mesas con el desayuno preparado pero no hay nadie sentado en ellas?

Y la más importante de todas:

3 - ¿Por qué en vuestra habitación parece que acaba de pasar el Katrina?

cesar said...

Gracias Ailatan!

Desde luego peque, es una pasada que me contestes al despertar en el Cairo tras la llamada del almuecin ;-)

Y Jes, los sitios eran para los otros tres japoneses que dormían en la casa con nosotros y que pasaban de levantarse a la hora de las viejas, aunque fuera para ver amaneceres, coger autobuses o porque todo lo turístico cierra a las 16:30 ;-)

Y el desorden en nuestra habitación, a buen seguro será un efecto óptico jeje

Gracias a todos por estar ahí. Abrazos desde Kyoto!!

Ike said...

Y me pregunto.... ¿cómo se come la sustancia esa blanquecina con palillos? chungo chungo...

El Negro said...

Y lo más importante de todo...
¿seguro que era de ballena?
Mira que el japonés os observaba desde detrás de la puerta con mirada lasciva...

Gonzalo said...

Coincido con ailatan. Menos el desayuno, da bastante envidia todo. Es una pena que en el vídeo no se aprecie del todo bien el sonido de la lluvia: tenía que ser catártico.