Wednesday, 9 January 2013

Dinero y luego ya, cosas bonitas :-)

- "En Mozambique no puedes hacer amigos"

Esta frase, viniendo de una hermosa mujer granadina bruñida por las ondeantes llamas de las hogueras de fin de año en la playa de Isla de Mozambique cae como un jarro de agua fría. Estamos esperando el amanecer de año nuevo con unas japonesas en esta isla unida a tierra por un estrecho puente que me recuerda a Cádiz, tazita de plata, pero con casas coloniales "viejitas" y un centro árabe de casas sinuosas (en vertical y en horizontal) iluminado sólo por las brasas de las cocinas de carbón y las estrellas...

- "Siempre esperan que pagues todo, y ellos mismos no se sienten capaces de ser Amigos tuyos. Así que pueden ser más simpáticos o menos, pero yo llevo tres meses trabajando aquí y no hay nadie al que considere amigo, de igual a igual"

La conversación se interrumpe porque se van a dar un paseo su grupo de amigos españoles y su "rollo" mozambicano (eso sí que se puede encontrar en Mozambique ;-). El caso es que el tema del dinero  a mi también me da quebraderos de cabeza, no saber si la gente es simpática porque crees que le vas a pagar todo o porque les caes bien. Y no tengo una solución buena. Últimamente me ha dado por sacar el tema con todo el que me encuentro soltándoles el rollo. Y dejo a la parte de mi cerebro "de derechas" que hable pero que mande el de izquierdas, o sea que al final sigo dando el voto de confianza a la gente e invitando de vez en cuando.

Porque si no son amigos, cómo llamar a Luis que al llegar a casa y contar a su enamorada las historias del día a dos voces, en portuñol y portugués, su rostro cambiando de orografía al ritmo de la bailona luz del candil, se sacude en risotadas sísmicas recordando al borracho que se dormía entre los baches y ríos de lágrimas alegres van surgiendo entre los valles antes secos de sus mejillas limpiando el polvo del camino al llegar  a la parte en que yo vomito con tanto traqueteo (y algunas cervezas) y la gente dice que es para que me dejen sentarme. Y después la calma.

O el Masai que me "adopta" en uno de los 150 transportes que cojo de camino a la frontera Tanzana con la impresionante dignidad de su manto rojo cubriendole los hombros me pone en el asiento delantero mientras el se moja arriba sin perder la elegancia, sacando de la nada un doblez en su manto y cubriéndose la cabeza.

(no es su mejor foto pero quería que vieseis la versión tanzana de la tortilla de patata ;-)

Y que comparte conmigo su habitación en Dar es Salaam y pierde un poco su compostura entre carcajadas cuando le llamo Baltasar el día de reyes o cuando le digo que ya soy un Masai Blanco cuando consigue ocultar mi barriga en el mitico (y ahora mágico) manto rojo. Y no sólo la compostura sino la voz entre gallos de barítono al ver el subidón que me pega cuando consigo encontrar.. Café!!! O ahora que ya no está y yo sigo en su casa y el no para de llamarme...

Si eso no son amigos, que venga la Granadina y  que me lo diga ;-)


Un calurosísimo abrazo desde Dar es Salam!!!

3 comments:

Félix said...

Feliz Año masái blanco!!!

Rous said...

La granadina esa no tiene ni guarra!!!!!!!!!(y espero que no tenga tu blog tampoco :p) jajajajaj!
También es verdad que pocos mozambicanos y masais se han encontrado a un blanco tan genial como mi brother :) no les culpo!
Te quiero mucho hermano.

El Negro said...

César, yo creo que tú puedes hacer amigos hasta en el fondo del mar! yo creo que depende más de las personas que de los países...

Sigue disfrutando por esos mundos y dándonos un poco de envidia con tus aventuras.