Friday, 18 November 2011

Ecuador exprés

Tras viajar de noche dando tumbos hasta Tumbes (jeje), pasé la frontera y cogí otro autobús directamente hasta la hermosa y colonial Cuenca. Ya en el camino lo verde parecía más verde y las casas humildes eran más humildes (de madera) pero ya no se veían tantas casas a medio construir ni fachadas sin pintar. Y en Cuenca las calles elegantemente empedradas hacían que el polvo que envejece los caminos y los pueblos pareciera un sueño lejano. Y las mujeres... canela y clavo, como diría Jorge Amado. Las de piel más oscura tienen los ojos negros y el sombrero varonil a juego, innovan con tacones y medias las faldas tradicionales que ocultan sólo a ratos la curva grácil de sus piernas y tienen la sonrisa blanca y radiante siempre a punto para alegrarte el día ;-) Y toda la fabulosa variedad que nos regala el mestizaje.

Admito que mi juicio pudo quedar nublado por la comilona que me pegué o el delicioso chocolate a media tarde en aquel local en que sólo ponían a Sabina y Serrat, pero lo que acabó de convencerme fue la lucha de la gente apoyando al gobierno en la iniciativa de exigir un impuesto al mundo para no explotar el petróleo del maravillo parque del Yasuní, reserva de la biosfera. Me gusta la mezcla de belleza y "socialismo del siglo XXI" ;-)

YouTube Video

De Cuenca me cogí otro autobús nocturno (bufff) hasta Latacunga para visitar la laguna formada dentro del volcán Quilotoa. Bajar hundiendo las piernas en arena blanca fue incómodo pero fácil, subir fue una paliza, pero la tontería que se me ocurrió hacer después ya no tiene nombre...

YouTube Video

El vídeo se corta de forma abrupta porque no había comido, ni había recargado el móvil, así que ambos nos quedamos sin batería. Con la diferencia de que a mi todavía me quedaba una lucha contra el sol (para llegar antes de que anocheciera) y contra el volcán que de vez en cuando borraba el camino y me obligaba a bajar un poco por el cráter apoyándome en las raíces de los arbustos y agarrándome a sus ramas. Un grupo de escolares de una aldea cercana me acompañaron un ratito y me llamaban "Sesako" que no sé si era mi nombre en quechua o "blanco gilipollas que se va el solo a dar la vuelta al cráter de un volcán" ;-) Cuando finalmente llegué, agotado y sediento, la montaña me regaló un hermoso atardecer y las estrellas me acompañaron de vuelta hasta coger... OTRO autobús rumbo a Quito ;-)

Despertarse en una cama de matrimonio (solo ;-) darse una ducha de agua caliente y desayunar como si no hubiese mañana es la mejor forma de empezar el día, pero si además sales por los parques de esta ciudad llena de luz y color, rodeada de montañas (de un verde más verde, no lo olvidéis) sólo puedes pedir que haya wifi gratis en sus plazas y puedas hablar simultáneamente ¡con tu madre y tu abuela en Europa y tu hermana en África! Increíble pero cierto, amigos ;-))

La ciudad vieja de Quito tiene un encanto especial, plazas preciosas con palmeras y palomas por doquier, calles limpias y casas de colores alegres con un cierto aire colonial. Y a parte de conventos e iglesias tiene infinidad de leyendas. Como la del indígena encargado de la construcción del convento de San Francisco que, al no poder terminarlo en el plazo indicado, vende su alma al diablo y unos cuantos demonios se ponen manos a la obra esa noche para terminar el trabajo. A última hora, el indígena esconde una piedra que le permite invalidar el trato y salvar su alma ;-).

Pero la verdadera catedral de Quito no está en el casco antiguo, sino mucho más al norte y se llama Capilla del Hombre. Fue la gran obra del querido y genial artista indígena Oswaldo Guayasamin, justamente apodado "el pintor de Iberoamérica".


Para él pintar era una oración y a la vez un grito para que algún día haya paz y todos los hombres vayamos juntos de la mano.

Y al entrar a su capilla y ver la oscura bóveda representando, cual Guernika, a los trabajadores de las minas del Potosí alzando sus brazos hacia la luz; o la serie de rostros de América sufrientes, dignos, tiernos y al final el de una niña, llena de alegría y esperanza... uno comparte su oración y su grito.


Y al salir uno no querría separarse del árbol bajo el que reposa este gran hombre y desde el que se ve su capilla con el atrdecer de Quito recostada entre montañas y arropada por la niebla. Un atardecer dorado y duradero que tampoco parece querer alejarse de este lugar hasta que al final, con un breve destello rojizo, da paso a las estrellas...

YouTube Video

7 comments:

Rous said...

Sesako, Sesako, menea el culaco! podría ser perfectamente un temazo de reggeton!!! :)
Bendita plaza de Quito con wifi que me dibujó una sonrisa para todo el día! Pero no solo a mí, a la gallina clueca también y a la Elvi le arrancó un "speech" en lenguaje de signos muy bien interpretado :p
Ansiosa por saber las hazañas en la selva, aún más verde.
un abrazo enorme, Oscar Serafín!

Anus said...

A mí más que sonrisa me dio una envidia terrible cuando me lo contó la mamá la verdad, pero bueno el mail a tres también me hizo mucha ilusión, la verdad.
Hoy hemos celebrado el aniversario de los papas con un "difunto" que la mamá ha preparado de maravilla y del que vuestro cuñado ha dado buena cuenta, lo que hace que ahora el sofá sea totalmente suyo, claro está. El pater en cambio está ejerciendo de abuelo y se ha bajado con los peques a ver la peli de Tintín, con lo que eso significa para esta familia, je,je.
Mientras hablan las consuegras y la niña y la Elvi las observan, aprovecho para leer tu blog con calma y escribirte este comentario.
Las fotos les han gustado mucho a los papas con eso siempre se acierta, espero que a vosotros (te incluyo peque) también os gustase el resultado final.
Bueno SESAKO, un mote más para la colección, me alegra comprobar que te lo estás pasando de maravilla y que te cuidas.....
Un besazo y sigue disfrutando.

la_de_burgos said...

Esta entrada, de momento y de este viaje, es la que más me ha gustado. No sé si me la he leído con mas calma, o que no me esperaba un Ecuador tan chulo o, simplemente, es la mejor ;-)

Esperando la siguiente...

nollella said...

Sesako, me alegra que estés disfrutando del viaje aunque a tu mami la teneis todo el dia rezando, tiene a sus dos peques perdidos por los mundos de Dios. Poder hablar los tres a la vez y estando tan tan lejos, es increible!!!!Cuidate mucho, solete.Un besazo enorme desde mañolandia

Diego said...

Ay, me has tocado la fibra... "hablar simultáneamente ¡con tu madre y tu abuela en Europa y tu hermana en África!" puede parecer un alarde o una extravagancia, pero a mí me parece un recuerdo de los que duran mucho tiempo... Le da a uno esperanza para el trabajo del día a día :-).

Dicho esto, ahora releo la entrada y comento de la chicha. ¡Un abrazo Loli-sesako!

Diego said...

Veo que el momento no-hay-huevos-Marty-McFly no puede faltar, ¿por qué no me sorprende...?

Entre lo que cuentas tú y lo del ente, qué idea de Ecuador más apetecible me estoy formando... Aarghh...

Pero a lo que importa: ¿soy solo yo, o estamos viendo la versión más madura de Lolyplanet en este viaje latinoamericano? (Háztelo mirar :-P)

Juan Antonio Gisbert said...

Sesako! La historia del "volcanako" es un puntazo... seguro que cuando ya la hayas contado 5 veces será mucho mejor...jeje. Muy buena la mezcla de humor, sensibilidad (que no sensiblería) y poesía. Besos nano!