Thursday, 3 April 2008

Monjes-turistas, khemeres con pijamas rojos y piratas en moto.

Hoooola! Tengo que ir a toda prisa que ya estoy en la antigua Saigon, asi que tratare de resumir Laos, Camboya y mi primera impresion de la locura vietnamita.

MONJES TURISTAS
No puedo hablar muy en serio de Laos porque en vez del rapido paso desde Tailandia por el norte que auguraba Dani, tarde tres dias y dos noches en llegar, eso si, dos de ellos en un tranquilo y bucolico viaje en barco por las aguas marrones del mitico Mekong. Claro que dos dias en un barco con asientos de madera, por mucho que te pongas la toalla debajo del culo, al final ya no sabes que esta pasando alla abajo. La alegria del viaje es que tras juntarnos con dos francesas (una de ellas guapiiiiisima), un holandes, una americana, una canadiense... y ponernos a cantar en el barco, yo les enseñe lo que es buena musica poniendo la grabacion que tengo de mi sobrino en el movil cantando "es la noche del amor". Triunfaste Marquitos!!!!!!

El caso es que llegue a Luang Prabang con poco tiempo y muchos templos que ver. Y tras verles pedir comida por la calle a las seis de la mañana tal y como ponia en la guia, preguntarme para que coño me levantaba yo a las 6 e iluminarme frente a una estatua de Buda, llegue a la conclusion que los monjes tambien deben tener una guia estilo Lonely Monk que les dice que en ese pueblo reparten comida a esas horas intempestivas. Ademas los monjes y los turistas nos parecemos mucho. Estamos en los mismos sitios, vestimos todos iguales y bastante horterilla, casi siempre vamos en grupo, llevamos mochila y ellos zurron y ninguno damos un palo al agua. En fin que si no fuera porque ellos van de naranja y nosotros no... Vientiane, la capital, ni fu ni fa. Lo mejor los mini pueblecitos que se veian desde el barco y la poca gente que no era turista ni monje, y encima repartia comida a las seis de la mañana!!

KHEMERES CON PIJAMAS ROJOS
A Camboya fui con Dani y lo que nos ahorramos peleando por el visado lo perdimos en el cambio de moneda. Tras pasar la frontera, otro mundo. El asfalto se torna tierra roja y raspando la superficie de Tailandia vuelve a aparecer el tercer mundo, la India. Los Camboyanos si que son tanto fisica como psicologicamente mitad Indios mitad Chinos, con razon los franceses la llamaron Indochina. Tras dejar las cosas en Siam Reap y comer cojimos un tuc-tuc a... Angkor. Parecia mentira que fuesemos a llegar ese dia, pero lo hicimos y vimos las miticas torres apareciendo detras de un lago. Dani se echo una siesta apoyado en el muro disfrutando de la espiritualidad de la zona. En los alrededores puede que viesemos unicornios (ya que nos iba a sorprender?) y tras NO ver atardecer nos volvimos.

Al dia siguiente cogimos unas bicis y carretera y manta. El primero que vimos, Tha Phrom, fue impresionante, casi como se lo encontraron los arqueologos, devorado por la jungla y con arboles enormes saliendo de sus muros. Con razon hay un libro que se titula Angkor, el bosque de piedra. Claro que con tanto bosque perdi a Dani y por lo que tarde en encontrarlo me hice a la idea de lo grande que era el jodio templo! Despues Bayon, la montaña de caras de piedra. Ese si que nos dejo boquiabiertos. Ademas al poco cayo una tromba de agua (como si desde el cielo llorasen de envidia) y pudimos verlo desde lugar seguro envuelto en una cortina de agua. Sin palabras.

La vuelta, cayendo la noche y navegando por los charcos tambien tuvo su gracia. Y de regalo me di un masaje de esos que te pisan y te crujen a parte de apretarte los pies con un palo en plan reflexoterapia. Por algo el sitio se llamaba... Dr Feet!

Al dia siguiente nos desperto el conductor de tuc tuc porque nos habiamos dormido y fuimos corriendo al templo que intento saquear Malraux. Por el mito, como dice Dani. Los frisos impresionantes, pero tanto turista le quitaba encanto. Vimos otro mas y nos volvimos, y nos separamos Dani y yo. El a Bangkok y yo a Phnom Penh. Una pena.

En Phnom Penh, donde nada mas llegar me junte con un argentino y una gallega es donde me di cuenta que los camboyanos han cambiado la tragedia del genocidio de los khmeres rojos (proporcionalmente peor que los nazis) por una alegria y despreocupacion que les lleva como a Josue a salir a la calle en pijama, aunque este estampado con rosas rojas. Ademas en el museo de la prison, que antes era escuela francesa, se ven fotos con historias personales que te muestran como todos fueron en cierto sentido victimas de la locura de esos años. Con el empujoncito inestimable, como siempre, de los EEUU apoyando guerras contra todo lo que vaya contra sus intereses. En este caso apoyaron a Lon Nol, el otro malo de la pelicula, contra el rey, por mantener su neutralidad en la guerra de Vietnam.

PIRATAS EN MOTO
Pero ahora ya estoy en la antigua Saigon, en el sur de Vietnam. Lo que antaño fue el reino pirata de los Cham, hoy esta lleno de motoristas a la carrera en una bulliciosa ciudad llena de ruidos y olores. Mola, pero me paro aqui que esto pretendia ser una entrada corta y me he vuelto a pasar.

Un abrazo a todos!!!!

3 comments:

la_de_burgos said...

¡Cesitar!

Cada vez te siento mas y mas lejos. Casi no sabría ni que preguntas hacerte, tendrías que empezar desde el principio conmigo ;-)

Sigue disfrutando y lo que es casi mas importante contándonoslo...

Besotes

Pablo said...

Aquí Lute
... no haré muchos comentarios por aqúi, pero q sepas q te leo.
Te tendre envidia hasta el dia que me muera. vaya viajes y vaya experiencias, tio. A cada vuelta de la esquina algo nuevo.
Se bueno e intenta no meterte en lios
Salud! psf

pd.- la gnte contesta poco porq hay q registrarse

Anonymous said...

Hola yo tb. te leo, muy interesantes tus anécdotas, viajes y demás batallitas. Pero eres rico Federico? De dónde sacas la pasta?, eres nacotraficante, eres rico, o tienes un padre que corre con todos los gastos? Si es esto último que sepas chavalito que lo tuyo no tiene mérito. De todas formas aprovechate y pásalo lo mejor posible el tiempo que te quede.
Chao